Día 27 – Sensaciones

Ayer nos levantamos a las 6 porque Aníbal se tomaba el cole para Te Anau a las 7:45 pero teníamos que ir caminando hasta la parada (casi una hora). Un día hermoso, soleado, recién estaba amaneciendo y las pocas nubes que había estaban todas rosas.

Caminamos a pasos apurados y charlando de pavadas (como siempre) pero sé que tanto en su cabeza como en la mía había 903490 millones de cosas más profundas pero que no tenía sentido exponer en esa situación. Entonces caminamos, bien emponchados porque estaba helando, hablando de capítulos de los Simpsons, lo que habíamos comido el día anterior y las ganas que yo tenía de quedarme en algún café a la vuelta y tomarme terrible desayuno.

Llegamos a la parada prácticamente con el tiempo justo y entre dejar la valija, despedirnos y todo, el cole arrancó y yo me di cuenta que estaba sola.

Puse Do I wanna Know de los Arctic al palo y caminé hasta casa. Feliz. No porque él no esté, sino porque estoy yo. Y aunque parezca una pavada para vivirnos a nosotros mismos tenemos que estar solos. Creo que por primera vez en todo el viaje me di cuenta que estoy en Nueva Zelanda, en otro país, a 13.000 de mi familia, mis amigos y mi vida hasta ese entonces. Sí, después de un año y dos meses en Nueva Zelanda recién ahora me cae la ficha de lo que está pasando. Que encima no solo está pasando, sino que se está terminando. En esa hora que duró la vuelta a casa caminando, con la nariz helada pero el cuerpo en llamas de darme cuenta de todo lo que pasa a mi alrededor, entendí muchas cosas más. Donde estoy. Qué estoy haciendo. Por qué lo estoy haciendo. Siento que venía embalada como rodando por el desfiladero Springfield a lo Homero sin poder frenar y solo pudiendo seguir. Esa hora fue como llegar al fondo del desfiladero, levantarme, sacudirme el polvo que tenía en los hombros (porque todos los dibujitos se sacuden el polvo de sus hombros) y ver un poste con un cartelito que decía: “Usted está aquí y va por el buen camino, siga nomás”, pero ahora caminando, ahora por un sendero agradable, rodeado de paisajes hermosos, titines gordos y desayunos.

Felicidad.

Felicidad de sentirme encaminada. Falta mucho, faltan muchas cosas pero el hecho de ir bien ya es suficiente. Sé lo que quiero, estoy trabajando (metafórica y literalmente hablando) para ello y está dando sus frutos. Qué más pedir.

Sé que también vendrán más complicaciones, problemas, cosas que salgan mal, porque así es la vida, pero estoy preparada. Tengo mi escudo, mi espada y mi tekila para cuando lleguen los limones. No es que me guste pasarla mal. Pero hoy lo acepto. Acepto que pasan cosas malas porque sino además las cosas lindas no tendrían sentido. Cómo valorar lo bueno si todo siempre es bueno.

Otro cliche pero de esos verdaderos es que todo es cuestión de atitú. A-TI-TÚ señores *lo dice mientras está sentada en un escritorio, con traje, con una mano apoyada en la cintura y la otra sobre el escritorio y señalando con el dedo índice*. La vida apesta a veces pero hay que saber aprender, hay que saber entender y salir. Incluso muchas veces la vida apesta porque no nos bañamos hace mucho (?), no, a veces la vida apesta porque nosotros tenemos una actitud tan cerrada y mala onda que es imposible que haya lugar para cosas lindas. No podemos estar felices todos los días pero hay que tomar las cosas siempre desde el lado positivo. Y ahí quién te para eh…EH. Nadie.

CARPE DIEEEEEM (?). No posta…la vida es una ¿Entienden eso no? No la dejen pasar. NADA DE ARREPENTIMIENTOS. Esa palabra no debería ni existir.

Felicidad, buenas vibras, pasión y ganas de vivir.

Angie!

Comments

Comentaridijillos

  10 comments for “Día 27 – Sensaciones

  1. Laura
    July 17, 2013 at 11:03 pm

    Tus relatos me acercan un pedacito del alma de mi hijo, que anda rodando por NZ, a veces bien, y otras no tanto. A veces con trabajo y otras no. .
    Tus andanzas serán distintas, pero el espíritu es muy parecido.
    Buenísimo Angie, qué bueno lo que estás viviendo!!

    • July 21, 2013 at 3:06 am

      ¡Hola Laura! Que bueno que puedo acercarte algo de lo que vivimos acá. No siempre sale todo bien pero, por lo menos yo, y asumo que tu hijo también, estoy aprendiendo muchísimo y todo es un crecimiento. Gracias por leerme y comentarme, besote enormeeee 😀

  2. Maria
    July 17, 2013 at 11:26 pm

    Me encantó!!! Sin arrepentimientos y con actitud!

    • July 21, 2013 at 3:04 am

      ¡Gracias María! Actitud siempre. Abrazo y gracias por escribirmeeee

  3. July 18, 2013 at 6:09 am

    y por qué tu no te fuiste también!?!?!?!?

    • July 21, 2013 at 3:04 am

      Porque estoy trabajando y él ya se va de Nueva Zelanda para Argentina y a mí me queda un mes más acá. Si renunciaba ahora y me iba con él tal vez después cuando volviese no iba a poder conseguir trabajo y todavía me falta un poco de plata que juntar u.u

  4. July 18, 2013 at 4:29 pm

    A-TI-TÚ señores! dicho haciendo montoncito con los dedos. (capisce?)

  5. March 2, 2014 at 9:32 pm

    Jajaja homero por el desfiladero, debo tener los print screens por algún lado.
    boluda me hiciste acordar de ese día, y que también discutiamos de que te habías olvidado la agenda y por eso no querías quedarte. Y obviamente vos ya me querias hechar…orate
    A-TI-Tú! Te salió la fulbolera, pero es posta, a la vida hay que ponerle A TI TU

¿Qué te pareció el post? Dale que me re dejabas tu opinión

Solo tenés que dejar tu mail y de esa forma estarás al tanto de todas mis andanzas y también recibirás contenido exclusivo *guiño guiño*