Picking de Blueberries en Australia

*estudio de grabación de un programa de entrevistas, noche de verano*

*voz de locutora excitada que habla a los gritos para hacerse escuchar sobre el público que está más excitado que ella*

Y reportando desde las playísticas (?) calles  de New South Wales, Australia, todos démosle la bienvenida a Titín, que esta noche nos acompaña para ponernos un poco al tanto de su vida.

*la cámara hace un plano de la audiencia y luego de Titínf que sonríe complaciente, mientras de fondo suena un tema típico de programa televisivo de entrevistas boludas*

*el público vitorea festivo mientras Titín entra al estudio de grabación saludando a todos, tirando besos y comiendo un helado*

*ah, a todo esto, la conductora del programa también es Titín, porque obvio que nadie la invitaría a un programa*

*sí, estoy hablando en tercera persona pero soy yo misma*

*finalmente Titín y Titín se sientan en el sillón del estudio y se disponen a hablar mientras los aplausos van disminuyendo*

Titín Conductora: jaja *se ríe mientras le pide al público que se vaya calmando* Ay pero cómo te quiere la gente eh.

Titín…eh…Titín: Jajaja *se corre el pelo de la cara con un ademán de elite, pero una bocha de helado se le cae en el pantalón* es un ida y vuelta eh. Nos amamos todos *agarra la bocha con la mano y la vuelve a poner sobre el cucurucho*

Titín Conductora: *ignorando la situación heladística* Jaja seee *la mira con sospecha*. Bueno en fin, a ver…tanto misterio últimamente, tantas idas y vueltas, tanto por contar. ¿Qué estuvo pasando estas últimos días Titín?

Titín: Bueno…corría el año 20—

Titín Conductora: Eh…mirá que solo tenemos 15 minutos al aire. Se breve.

Titín: *le agarra un colapso mental porque no sabe resumir* *mira para todos lados nerviosa* *empieza a temblar*

Titín Conductora: *intentando salvar la situación* Relajate boluda, elegí un tema para ahora y después hablás del resto de las cosas.

Titín: Pero es que…es que…*se seca las manos transpiradas en el pantalón manchado de helado…luego se toca la cara y le queda helado pegado en la frente* cambiaron tantas cosas…que…que…no sé…por dónde empezar y cómo decir y…y… *rueda por el piso, vuela helado por todo el estudio*

Titín Conductora: *hablando por la cucaracha* A ver si me llaman a los psiquiatras que la inyecten así podemos seguir que no tengo todo el día *mientras sonríe para el público amablemente*

*entran los paramédicos, cuando logran amarrar a Titín que sigue rodando por el piso gritando “Nooo noooo”, la inyectan, la sientan en el sillón y todo vuelve a la normalidad*

Titín: Bueno…de lo primero que me gustaría hablar es de los blueberries, los arándanos, mi nuevo trabajo.

Titín Conductora: Muy bien…viste que no era tan difícil. A ver…contanos un poco sobre tu nue—

*Titín le saca el micrófono de la mano, se para en el medio del estudio y empieza a hablar cual si estuviera en un stand up*

Resulta que fue así.

*va y viene por el estudio*

Estaba desesperada por irme de Gatton porque estaba por cumplir los 6 meses viviendo en el mismo lugar y eso en mi vida es un gran no, pero no sabía para donde disparar. Hablando con una amiga francesa sobre próximas temporadas, la flaca me comentó que estaba arrancando la cosecha de arándanos un poco más al sur. Pensé “liiiiiiiiiiiiiiiiiiiistooooooo…no se dice nada más…arándanos allá voy”.

Sabía que iba a ser trabajo por producción, es decir, que iba a dejar de cobrar por hora como lo hacía en los brócolis y coliflores y que ahora iba a ganar de acuerdo a la cantidad que cosechara, pero el punto era poder salir del encierro.

Así que, al día siguiente, me pedí día off en los brócolis y estuve desde las 7 de la mañana hasta las 2 de la tarde sin parar mandando mails y llamando a cuanta farm de blueberries me encontré por internet. Entre ese mismo día y la mañana siguiente, recibí llamados y mails de un par de farms que requerían mis servicios (?) lo más pronto posible porque la temporada estaba en el pico y necesitan pickers urgente.

¿Qué para dónde vine, cómo llegué y demás cuestiones?

Las contaré más adelante. En este momento, me voy a dedicar a hablar exclusivamente sobre el tema laboral. Tuve un descargo en facebook luego del primer día de trabajo y ahora (3 días arandanosos después) puedo afirmar que el descargo ya pasó a ser obsoleto y no estoy de acuerdo conmigo misma.

Paso a explayarme.

Pickeando blueberries sin cesar

Cómo

Vas, fila por fila, con un cinturón negro con 4 baldes colgando. Tres baldes están destinados a las blueberries buenas y el último está destinado a aquellas blueberries que no son lo suficientemente lindas para la venta en supermercados, pero sí pueden venderse en los mercados locales.

El cinturón tiene espacio para dos baldes, y la distribución de los mismos, depende del gusto del cosechador. En mi caso, divido dos y dos y después voy rearmando a medida que los lleno.

Una vez que se llena el primer balde, te lo sacás, buscás un lugar con sombra (al lado de algún árbol de blueberries) y lo dejás ahí y así sucesivamente hasta que llenes los tres. Una vez que tenés todo lleno, agarrás los 3 baldes y tenés que ir al puesto donde se encuentran los supervisores y los encargados de controlar la calidad de lo que cosechaste.

Antes de llevarlo a la mesita de control, tenés que pasar tus blueberries a unas bandejas y en ese momento, vos mismo hacés un control de calidad porque es probable que en el apuro de cosechar sin cesar, se te hayan pasado algunas blueberries medio feitas. Una vez que tenés todo en bandejas, te acercás a los supervisores, quienes te marcarán la cantidad y kilos que hiciste. Una vez que ese proceso terminó, agarrás tus baldes y volvés a cosechar.

Y así todo el día.

¿Monótono?

Puffff.

La fauna

Por alguna extraña razón, a las arañas (de todo tipo, letales e inofensivas) les encanta hacerse la casa en el medio de las blueberries. Bueno, las entiendo, están buenísimos los árboles y tienen blueberries todo el día. Malditas arañas, son re inteligentes (?).

El punto es que claro, vos vas a mil por hora intentando sacar lo más que podés lo más rápido posible y llega un punto que ni mirás donde estás metiendo los dedos y cuando querés acordar, tenés 20 arañas caminándote por los brazos.

Y sí, también está lleno de Brown snakes, las serpientes letales que te muerden y si no hacés nada en media hora morís, básicamente.

De los tres días que trabajé, siempre apareció una a romper las pelotas. Siempre aparecieron en otras filas así que yo nunca las vi pero dos veces me tuve que salir, por indicación de los supervisores.

Ahora estoy en otra farm de blueberries que es todavía más salvaje que la anterior, tiene los árboles mucho más grandes, en colinas, así que básicamente quedo colgada de las ramas, me patino y etc., y la cantidad y variedad de arañas ha aumentado el triple.

En 5 meses de brócolis y coliflores: solo en una ocasión, levanté un brócoli para sacarle las hojas y me saltó una araña tamaño apoyavasos .

En 5 días de arándanos: me saltaron 3920480293 arañas, 382904 se me subieron a la mano, 7898 colgaban a un centímetro de mi cara y levantaban sus puños amenazantes ALÉJATE DE MIS BLUEBERRIES MALDITA HUMANA INTRUSA, las 3895093 que se meten al bucket, me picaron 5 gusanos, 2 gatas peludas, me succionaron unos caracoles, mi pie chocó con la piel de una serpiente, etc..

Uno podría pensar que al trabajo físico desgastante y duro de brócolis y coliflores, debería sumársele, por lógica, una fauna ridículamente peligrosa; y que un laburo careta y delicado como el picking de blueberries, debería estar lleno de mariposas de colores y pajaritos revoloteándote a lo Blancanieves. Pero no. Oh no Señor.

Me ha pasado de encontrar una tela de araña gigante hecha desde la punta del árbol de mi fila, hasta la punta del árbol de la fila de enfrente y tener que pasarle por abajo, haciendo piruetas, agachándome hasta el piso para no romperla. E intentando no pensar en el tamaño de la araña que se escondería tras semejante tela que era el triple de grande que yo.

También de tener que arrancar una rama y ponerme a pelear (tipo a lo samurái) con una araña posada en mil arándanos gordos y jugosos.

O suele pasar (“suele pasar” = tres veces cada media hora) que estás lalala consechándola y de repente tenés una araña tamaño lente caminándote en la mano. Y obviamente que…bueno…pueden leer sobre una de estas ocasiones acá: Un día en la vida de Teresita

El ambiente *sueña música de desfile de moda*

¿Se acuerda, el público presente, de mis fotos laborales?

Uhhhh, Ohhhh, Ahhhhhhhhhhh, *público comentando entre ellos (?)*

Me han visto, tanto en Nueva Zelanda, como ahora en Australia, siempre llena de barro, despeinada, la ropa toda rotosa, etc.

Blueberries

Blueberries

¿Por qué estoy siempre hecha un desastre vergonzoso?

Porque loco, estoy todo el día en el medio del campo, me embarro, me ensucio, rompo la ropa; es imposible (diría Capusotto) mantenerme decente. Y de más está decir que tampoco me gasto mucho en ser una niña bonita porque me es re cómodo estar hecha un desastre. Y además siempre la gente está hecha un desastre (aunque la mayoría del tiempo siempre hay más hombres que mujeres…y ellos están hechos un desastre también).

Pero claro, un día caí en una farm de blueberries y descubrí que, tal como la fruta que es carísima, selecta, careta, se la da de capa de las berries, y etc., la gente que trabaja cosechándolas, es igual.

Imagínenme a mí: como buen brócoli en el que me transformé, verdura de la prole (?) la calza con agujeros, las wetboots, remera manchada de barro y pedazos de brócolis (que la lavé mil veces pero ya se arruinó y las manchas de brócoli ya son como una medalla de honor), el pelo despeinado, lleno de hojitas, caracoles, telas de arañas, huevos de araña, la araña entera, todo.

Imaginen al resto de la gente: alemanes y alemanas, rusas, francesas de la elite, italianas de la elite, todas diosas, con alto pelo todo arreglado en trenzas cocidas, shorts de jean, gorros de mefuidevacacionesaPuntadelEste, MAQUILLADAS, remeritas a la moda.

Y después vuelvan a acordarse de mí…toda catrasca.

Sí, sabía en el fondo que la imagen mental de mi misma cosechando con dos trencitas y vestidito no iba a suceder. Más que nada porque jamás usaría vestido y trencitas, pero además porque HABÍA ASUMIDO que los laburos de campo siempre van a tener un desgaste físico y la posta es estar cómodo. No arreglado.

Pero todo cambió…todo cambió cuando puse un pie en la farm de arándanos.

MALDITAS BLUEBERRIES LO ARRUINAN TODO.

Pequeños gustos

Siempre cuando estaba a punto de surgirme un trabajo de cosecha en algo rico (?) hice el chiste de que al momento de cosechar iba a ser uno para el tarro, otro para mi boca, uno para el tarro, dos para mi boca y así…

Bueno…el “chiste”…no fue otra cosa más que la pura verdad. Y desde que cosecho arándanos es “10 al tarro, 45 a mi boca” y así.

  1. Después me pregunto por qué no estoy ganando tanta plata.
  2. En la panza tengo millones de dólares igual.
  3. Que vergüenza cuando le vas a hablar a la supervisora y tu boca y tu lengua están azules. Inarreglable, incareteable.

La paga

Bueno…cómo decirlo. No perdí plata pero hice un poco menos de la mitad de lo que podría haber hecho ganando por hora. El tema es que obvio, se trata de técnica y práctica. Mi primer día arandaneando no se compara NI AHÍ con mi día 6. Hice el triple. Así que realmente (y sin darte cuenta) vas mejorando y agarrándole la vuelta. A todo. A cómo cosechar, cómo luchar con las arañas, cómo caminar con 4 baldes repletos de arándanos colina arriba y abajo sin que se te caigan (ni caerte vos rodando), etc..

Cuándo

La temporada de blueberries es…AHORA…YA YAAAA…TODOS APLIQUEN (?). Empieza a finales de septiembre y dura un promedio de dos meses.

A dónde

Hay blueberries en varias zonas de Australia pero la posta está en:

Byron Bay – Tabulam – Coffs Harbour

Hay bocha de farms por estos lados, pero les dejo la info en las que yo trabajé:

Mountain Blue Field – Tabulam

The Blueberry Field – Brooklet

Mi opinión y consejos

– Primero y principal no frustrarse. Es verdad que lleva tiempo empezar a hacer plata, pero una vez que le agarran la mano, van a ir a las chapas.

– Comer blueberries mientras piquean, alenta el proceso.

– Lo recomiendo, pero háganse a la idea de que es tedioso, monótono, está lleno de peligros mortales y el calor pega fuerte.

– Pueden ir escuchando música, lo cual es un goooool de media cancha.

– Sirve para hacer los días de farm.

Bueno, eso es todo (por ahora), si se me ocurre algo más, lo agregaré y cualquier cosa que quieran preguntarme al respecto, ya saben…QUÉDENSE CON LA DUDA PORQUE NO PIENSO RESPONDER (?), no mentira, me pueden preguntar lo que quieran.

Con amor,

Niñita Titín.

Comments

Comentaridijillos

  7 comments for “Picking de Blueberries en Australia

  1. adrianaballesteros7@hotmail.com
    October 31, 2015 at 2:13 am

    Me re encanta leerteee
    Tienes una forma de relatar tus avemturas que me imagino todooo ,parece que estoy mirandote cosechar y comer blueberries,
    Un saludo y abrazo enorme desde Mexico

    • December 25, 2015 at 7:48 pm

      ¡Hola Adriiiiii! Jajaja gracias por lo que decís. Me alegro que te atrape 🙂 Graciaaas, fue recibido y de acá sale otro abrazo grande para vos

  2. October 31, 2015 at 8:16 pm

    Gracias por consejos Tin!

    Voy a empezar a hacerme amigo de las arañas y las cucas. Ya que estamos a las ratas también ja!

    Saludos!

    • December 25, 2015 at 7:47 pm

      ¡Hola Alex! ¿Tin? Jajajaja el nuevo apodo. Daleee, no pasa nada, son buenísimos los bichos mientras no los molestemos. Beso grandeeee

      • December 30, 2015 at 9:40 am

        jaja, si. Ya te cambié el apodo, porque te siento muy cercana (?) jaja

        Un abrazo grande!

        PD: ojalá nos veamos del otro lado del mundo pronto!

¿Qué te pareció el post? Dale que me re dejabas tu opinión

Solo tenés que dejar tu mail y de esa forma estarás al tanto de todas mis andanzas y también recibirás contenido exclusivo *guiño guiño*