Cómo tramitar la devolución de impuestos en Australia

Hoy en día, casi todos estamos estamos al tanto de las Work and Holiday VISAS: esos convenios entre países que nos dan la posibilidad de quedarnos un año (y en algunos casos hasta extender ese período siguiendo algunos requisitos) y poder trabajar legalmente. Las condiciones y reglas de estos convenios varían de acuerdo al país que los otorga (y el país que los recibe), pero todos tienen algo en común: nos permiten extender nuestra estadía (en general condicionada, por ejemplo, por una visa de turista) y no sufrir tanto el gasto económico que implica viajar.

En lo que va de mi vida de viaje, pude sacar provecho de dos de estos convenios: estuve un año y 3 meses trabajando en Nueva Zelanda y un año trabajando en Australia (y en diciembre de 2017 vuelvo por mi segundo año, OH SÍ).

devolución impuestos

Volviendo de trabajar podando árboles de manzana en NZ

Ambas experiencias fueron increíbles (por distintos motivos), pero si hay algo que no se puede dejar de lado, en especial cuando una es una latina proveniente de un país cuyo sueldo promedio es… muy bajo…: es el beneficio económico que ofrecen estos convenios y lo mucho que nos facilitan viajar. Lo que ahorré en Nueva Zelanda y Australia en una semana, en mi país me hubiese llevado mínimo un mes.

Teniendo en cuenta el aspecto económico … Australia tiene el sueldo promedio más alto de todo el mundo; ergo: lo que podemos ahorrar trabajando en ese país es… bueno… muchísimo. Y la cuestión más genial de todas es que, no solo podés ahorrar mientras trabajás, sino que además, Australia te devuelve los impuestos. Hasta hace un año, la ATO (Australian Taxation Office) nos devolvía el 100% de los impuestos. A partir del 1 de enero de 2017 las leyes cambiaron y solo nos devuelven un porcentaje. De todas formas, esto no debería desanimarte, al contrario, aún sigue muchísimo dinero (de acuerdo a la cantidad de horas que hayas trabajado y el tipo de trabajo que hayas hecho) y como el dólar australiano es bastante alto, lo que te devuelvan en impuestos puede significar un viaje de varios meses por Asia, por ejemplo.

devolución impuestos

Corriendo feliz por Mongolia gracias a mis dólares australianos

No importa si trabajaste pocos meses o creés que tus impuestos no son lo suficientemente altos, es plata que te corresponde por ley y que no deberías dejar pasar.

Este trámite puede hacerse tanto por tu cuenta como a través de una agencia. En mi opinión y experiencia, es preferible hacerlo a través de una agencia. ¿Por qué te digo esto cuando suelo fomentar hacer todo por nuestra cuenta? Porque cuando se trata de mucha plata, corrés el riesgo de cometer alguna equivocación al completar el formulario y terminar debiéndole plata al gobierno (conozco muchos casos en los que pasó) o terminar recibiendo menos de lo que te corresponde. Eso me pasó en Nueva Zelanda. Hice el trámite sola y terminé recibiendo menos de la mitad de lo que debía. Puede que no seas una loca distraída como yo y el trámite te salga bien, pero bueno, es mi deber contarte todo.

Por lo que me había pasado en Nueva Zelanda, el trámite de Australia lo hice a través de agencia las dos veces, por una cuestión de seguridad y porque, por suerte, como había ahorrado bastante y generado gran cantidad de impuestos, no quería arriesgarme y terminar perdiendo la mitad. Las dos veces, a los 5 días ya tenía el dinero en mi cuenta.

Hoy te quiero compartir las dos opciones pero: lo dejo a tu criterio, diría Karina.

Lo único que necesitás para aplicar a la devolución de impuestos es tu Tax File Number y, sí o sí, el último recibo de sueldo de cada trabajo que hayas tenido. No es necesario tener todos los recibos, con el último de cada empleador suficiente. Si trabajaste en alguna empresa grande, seguro tengas todos los papeles en tu mail, pero si trabajaste en granjas particulares, seguro te hayan dado el recibo en mano por semana o, en algunas ocasiones, tu jefe ni se acordaba (me pasó). Esta es plata que te corresponde y por lo tanto es tu responsabilidad *los retaba* controlar que tengas todo en orden, así que asegurate de pedir los recibos para estar preparado cuando termine el año fiscal y puedas aplicar a la devolución de impuestos.

¿Cuándo podés aplicar?

El año fiscal corre desde el 1 de julio hasta el 30 de junio. Tenés tiempo de aplicar hasta el 31 de julio de ese mismo año.

Cómo tramitar la devolución de impuestos

Si decidís aplicar online, tenés que hacerlo a través de un programa de la ATO que podés bajarte desde su página. Una vez que lo descargues, tenés que ir completando todas las secciones y seguir los pasos que te indican. Vuelvo a repetirte que no es imposible hacerlo solo (hay mucha gente que lo hace de esta forma), pero hay algunas preguntas que son muy engañosas y cualquier error que cometas puede terminar en vos teniendo que devolverle plata al gobierno.

Si optás en hacerlo a través de una agencia, te recomiendo Taxback.com como la alternativa confiable. No te preocupes que lo único que necesitan son los últimos recibos y tu Tax File Number.

Elijas la forma que elijas, no te quedes sin pedir tus impuestos, es plata que te corresponde y te ganaste por haberte desplomado trabajando como un loquillo.

Este es un post patrocinado, esto significa que he recibido uno o más productos o servicios mencionados en este artículo de manera gratuita o una compensación económica por mencionar la marca en este artículo. Si existen, mis opiniones son independientes y están basadas en mi percepción real sobre el producto o servicio.

Comments

Comentaridijillos

¿Qué te pareció el post? Dale que me re dejabas tu opinión

Solo tenés que dejar tu mail y de esa forma estarás al tanto de todas mis andanzas y también recibirás contenido exclusivo *guiño guiño*