viajes
Días de Abecedario,  Dinámicas Creativas,  Inglaterra,  Londres,  Motivación viajera,  Reflexiones

N de No lo puedo creer

Bueno acá estoy, reportando desde Londres, en un día atípicamente soleado. Ayer también estuvo re lindo.  Sinceramente -para variar- estoy que no caigo. Estoy re relajada…por momentos me agarra un pequeño ataque de euforia pero nada más.

Ahora estoy desayunando en el dpto de mi amiga mientras su Landlord mega cockney entra y sale de la cocina y me da charla y yo le contesto como si nada. La Angie de hace diez años estaría tirada en el piso girando en círculos y convulsionando. Igual creo que estoy re jetlaggeada (?) y además no duermo bien hace rato. Bah, ayer clavé 9 horas pero desde hace cuatro días que venía durmiendo como mucho dos horas.

Les quiero contar sobre el viaje en sí. Resulta que mi viaje era de 33 horas en total. Empezaba desde:

Christchurch hasta Auckland: 1:45 de vuelo.- Una vez ahí era 1 hora de espera.

Auckland hasta Shanghai: 13 horas de vuelo.- Una vez ahí eran 4 horas de espera.

Shanghai a Londres: 12 horas de vuelo.-

25 horitas de vuelo. Al principio, además de todos los nervios por “Inglaterra”, le tenía terrible cagazo al vuelo. Porque me da mucho miedo. Y además recién iba a ser mi segundo viaje (o sea, mi segunda vez en avión que encima iba a tener que ser tres vuelos en total) y mi primera vez sola.

Estaba re asustada y además, en el primero que tuve en mi vida Buenos Aires-Auckland…estaba con Aníbal y drogada jaja O sea, una hora antes que saliera el vuelo me clavé los clonazepanes y a duras penas Aníbal me arrastró hasta adentro del avión y nunca me enteré de nada.

Así que bueno, llegó en momento de embarcar hacia Auckland y a último momento decidí no tomar nada porque el vuelo era cortito y solo tenía una hora para hacer todo el tránsito y tomar el otro avión y no quería perderme. Me hice la macho woman (?) y me subí pretendiendo estar lo más tranquila posible.

El vuelo fue genial, NI se movió ni nada. Además, como en el otro viaje estaba totalmente drogada, no había sentido lo GENIAL que es la sensación cuando el avión despega…cuando sentís que tu cuerpo vuela…POR DIOS QUE GENIAL, QUE BUENA SENSACIÓN. AGUANTE. Y como era de noche, ver la ciudad toda iluminada fue excelente.

Llegamos a Auckland y entre que encontré la forma de tomarme el colectivo dentro del aeropuerto y llegar hasta el otro embarque no tuve tiempo de agarrar las pastillas. Me di cuenta cuando estaba ya sentada adentro del avión. Me desesperé un poco pero pensé, ya fue…en todo caso si se pone fea la cosa, me levanto y las agarro. Así que, macho woman reloaded me subí sin drogarme y el vuelo fue muchísimo mejor que el anterior. Nada…cero movimiento y otra vez esa sensación de despegue excelente.

Las 4 horas en Shanghai fueron muy divertidas y bizarras y baratas (?). Onda, fui a comprarme agua y me salió 50 cenvatos de dólar neozelandés. Casi que me decido a recorrer Asia jaja no, pero posta que estar ahí me dieron muchas ganas de quedarme pero bueno…más adelante. A Asia quiero dedicarle muchos meses de mi vida y recorrerla bien lento.

El aeropuerto de Shanghai es muy bueno. Muy grande, muy organizado y tiene bizarreadas tecnológicas asiáticas que se zarpan. Lo re disfruté.

Bueno…llegó el momento del tercer y último embarque de mi viaje. Ya estaba sumergida en terrible limbo cerebral, porque no dormía, porque los cambios de horario me estaban matando y porque finalmente estaba tomando un vuelo a Londres. Porque anunciaron “el vuelo BA168 TO LONDON” y era el que yo…YO me tenía que tomar.

En fin, me subo al avión y NI quise drogarme porque en el vuelo anterior la había pasado bárbaro y quería llegar lo más lúcida posible a Inglaterra. Aunque repito, estaba totalmente volada por todos los cambios y el poco sueño.

Resulta que mi compañero de viaje era un argentino jajaja sí sí, estamos en todos lados. El pibe había ido a trabajar unos días a Shanghai y ahora iba a pasear a Londres y París y ya después se volvía. Así que nos sentamos, nos charlamos la vida y ahí nos percatamos que el avión seguía sin despegar. Nuestro vuelo salió con una hora de atrasado y nunca supe (ni quise saber) por qué.

Ya en el aire me puse a ver The Big Bang Theory e intenté de dormir un rato. Creo que de hecho me había dormido cuando de repente me despierta terrible sacudida.

Ok, pensé, una sacudida no le hace mal a nadie.

Segunda sacudida…tercera…cuarta…cada vez más fuerte.

LISTO. MUERO ACÁ. ES OBVIO. MI TRÁGICA VIDA TERMINA EN QUE NUNCA PUEDO LLEGAR A INGLATERRA.

SACUDIDA SACUDIDA.

Pasan las azafatas gritando que todos se pongan los cinturones.

Habla el capitán por micrófono diciéndole a la tripulación que se vaya a sentar y a atarse los cinturones.

SACUDIDAS SACUDIDAS.

En mi cabeza: LA RE CONCHA DE LA LORA DONDE ESTÁ MI ESTÚPIDO CLONAZEPÁAAAAAAAN. DÉNME LAS DROGASSSS. NO QUIERO SUFRIR LA MUERTE VIOLENTAAAAA.

Se me ocurre abrir la ventanilla:

TODO NEGRO, LLENO DE NUBES ESPESAS, EL ALA DEL AVIÓN QUE PARECÍA HECHA DE PAPEL Y QUE EN CUALQUIER MOMENTO SE QUEBRABA.

Habla otra vez el capitán: eh…bueno…me imagino que deben estar todos incómodos porque estamos atravesando una fuerte turbulenacia….asumimos que se debe a unos vientos fuertes pero…deberíamos estar a salvo. Por favor abrochensé los cinturones porque toda la tripulación ya está sentada y atada. Asumimos que seguiremos así por otra media hora…pero bueno, deberíamos estar a salvo.

DÉNME LAS DROGAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS

En un momento, ya no lo podía soportar mas y me acordé que me había dejado un clonazepan en el bolsillo antes de salir para Auckland. En el medio de todo el movimiento, lo agarré como pude y el chino de al lado mío tenía una botella con agua, se la pedí, mordí el clonazepán (porque no quería tomarlo entero), escupí la otra mitad y recé a todo el mundo.

Finalmente, todo volvió a la normalidad y la señal de que había que abrocharse los cinturones se apagó.

Después de eso pensé que había dormido un par de horitas pero el argentino me dijo que dormí por lo menos cuatro, que me perdí la merienda y todo jaja

Después de ese vuelo agitadísimo llegamos. Llegamos a Inglaterra.

Lagrimié un poco en el avión y después todo como si nada. Pasé immigration de lo más bien, tenía todos los papeles y no me pidieron nada…faltó que me tiraran la alfombra roja.

Al pobre argentino lo fundieron a preguntas pero también entró, así que entre los dos buscamos cómo mierda salir de Heathrow y nos tomamos el Underground. Que por momentos va por arriba. Muy genial.

Me encontré con mi amiga, me trajo a su casa, me bañé porque después de 33 horas dando vueltas por el mundo obviamente apestaba a rayos (?) y salimos a tomar algo y comer. El primer bar donde caímos había una banda tocando en vivo. Listo. Era todo lo necesitaba para recordarme por qué amaba tanto este país. Una banda en vivo. Que igual era malísima pero no importó. Indie, brit. Lo que sea. Era un bar cualquiera, chiquito…no había casi nadie…pero había una banda british en vivo. Con un pibe que parecía el típico british wanna be de Argentina pero este era british de verdad. Fue genial.

Me pedí un gintonic…MI PRIMER GINTONIC EN INGLATERRA…MOMENTO MEGA ÉPICO. Y mientras mirábamos las bandas se acercan dos pibes. Porque obvio, con mi cara de 33 horas de vuelo, estaba re atractiva (?) y cuando empiezan a hablar notamos un acento raro…hasta que mi amiga le dice “hablamos español eh” y resultó que los pibes eran de españa jaja Los españoles son a Londres lo que los argentinos y chilenos somos a Nueva Zelanda…LLENO. No tenía ni idea que era así.

En fin, como estaba hecha mierda nos vinimos a dormir y recién me despierto, diez horas después jaja

Inglaterra arrancó excelente y los 23 días que me restan en este país espero que sean uno mejor que el otro.

Nos leemos al ratooooo, los quiero a todosssssss

Angie!

14 Comentarios