La vuelta al campo – Australia style

Martes 19 de mayo – 5 am

La mañana siguiente al primer día de trabajo posta: empacando brócoli y cortando y cosechando coliflores

Suena la primera alarma

*tirín tirín pum pin* (?)

*el frío del medio del campo empieza a traspasar las 4 colchas que estamos usando en la cama*

Titín: Noooooo, no quiero salir.

Chilena: mmm…no no…quedan 3 alarmas más

Titín: Ok

*TIRÍN PUM PIN TUNDA TA TUNDA PÚM*

Titín: Noooo

*TIRÍIIIN PUM PÍIIIN*

Titín: Quién carajo me mandaaaaaaa

*3 alarmas y gran desayuno después, nos hallábamos en el camión que nos estaba llevando a la farm*

Chilena: Ni amaneció loca, no voy a ver ni una cebolla.

Titín: Mal, encima el sol para la colina después de las 8 recién, pero ya fue.

*Llegamos al campo, estamos en la primera fila de cebollas listas para empezar el picking (cosecha), me agacho para agarrar la primera*

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Chilena: ¿Qué te duele?

Titín: Todo

Chilena: Pero ¿la espalda? ¿La columna?

Titín: Todo…me duele absolutamente todo. Me duele respirar *se levanta a duras penas con cinco cebollas* Ayyy no no no…los dedos, las muñecas, todas las articulaciones. Oh Dios.

Chilena: Jajajaja ¿cuánto hace que no trabajabas en el campo?

Titín: *piensa un rato* Desde mayo de 2013…hace justo dos años.

Chilena: Welcome back!

Este posteo va a ser solo un descargo de todos los dolores que actualmente me aquejan, simplemente eso, ni más ni menos, solo quiero quejarme.

Gracias (?).

Ah no gente, no no no. No me puedo mover.

La semana pasada hice tres días de cebollas y si bien después del primer día me dolían un poco las piernas de agacharme y sentía el cuerpo pesado, estaba tranqui.

Pero, resulta que el domingo a la tarde nos llega un mensaje a la chilena y a mí si podíamos laburar el lunes en un campo de coliflor y brócoli (que era un trabajo que había hecho la chilena durante un mes pero después se quedó sin), por esta semana solo lunes y ya la semana que viene arrancamos fijas porque se van una pareja de alemanes (ESAAAAAAAAAA LOOOCOOOOO, VAMO’ LA’ PIBAAAAA’).

Obvio que dijimos que sí, sin dudarlo. Además es la farm donde labura el argentino que vive con nosotras en la cabin y una rusa que vive en el caravan, así que nos conocemos entre todos. Además esta farm queda a 4km del caravan, prácticamente, estamos como queremos.

Pero retomando.

El lunes nos levantamos a las 5 y media (porque a esta farm entramos a las 7, en las cebollas a las 6), desayunamos y 6:15 empezamos a caminar para el laburo porque, según el argentino “siempre alguien te levanta” (ninguno tiene auto pero son solo 4km, así que, llegado el caso, se pueden caminar).

Obvio que no nos levantó nadie y terminamos caminando hasta la farm. Arrancamos bien eh.

El primer laburo fue packing de brócoli, que, para ser un packing (empaquetar), estaba bueno porque hay que moverse bastante.

Llenás tu caja (que tiene que pesar unos 8 kilos), la llevás hasta la balanza, si está todo ok, la movés hasta donde están los pibes poniendo hielo, después agarrás una caja vacía y volvés a la línea a poner más brócolis. Está bueno porque si bien es rápido (como toda packing donde el ritmo te lo marca la máquina), por lo menos obligadamente tenés que caminar con la caja hasta la balanza. En otras fábricas, llenás tu caja, y desde donde estás parado, simplemente la empujás para un costado. Un bajón porque estás horas y horas parado en el mismo lugar.

Pero en fin, después de dos horas de packing, tuvimos el smocko (break) y al finalizar, arrancaría la lo que a partir de ahora conoceremos como: la joda de verdad (?).

Nos subimos todos a un tractor y nos llevaron hasta el campo donde haríamo cutting (cortar) y picking (cosecha) de coliflor. Ah no. No no.

En el camino la chilena me dijo:

“No lleves guantes, seguro te ponen en el camión con las otras dos chicas a empaquetar lo que cortamos. Solo cortan los pibes y bueno yo, porque soy grande. Pero seguro vas en el camión por ser mujer, además porque es tu primer día”.

“Buu que embole, quiero ir en el campo”.

“No, pero está heavy loca. Tu primer día mejor que vayas en el tractor. Después sí, pedile que te pase cpn los pibes a cortar porque es más llevadero. Pero está heavy.”

*Llegamos al campo, estoy poniendo un pie arriba del tractor*

Jefe: *le da un cuchillo tipo sable, más afilado que la mierda, que te corta de mirarlo nomás* Angie, come here, on this side of the tractor. You will go cutting on this row. Pascale, show her what to do, be careful with the knife, but you should be alright. (Angie, venite para este lado del tractor. Vas a ir cortando en esta fila. Pascale, mostrale qué tiene que hacer, tené cuidado con el cuchillo, pero vas a estar bien).

*con la chilena nos miramos*

“Esaaaa, arranca cortando con los pibes”. 

Obviamente que no pude sacar fotos, voy a buscar alguna en internet, pero más o menos, son plantas que te llegan a la cintura, una al lado de la otra, completamente embarradas y llenas de agua porque tienen hojas gigantes y que para caminar entre ellas es una tortura. Más si solo tenés unas zapatillas pedorras como las mías *en este momento estoy haciendo tiempo para ir a la ciudad y comprarme botas de campo, quédense tranquilos (?)*.

Pero está divertido.

Este laburo lo hacen los pibes y las minas rambos/tarzanas como yo.

La cuestión es, el tractor tiene enganchado un tráiler donde van paradas las pibas con las cajas. Este tráiler tiene, además, una línea que le sale de un costado en perpendicular y ocupa unas cuatro filas de plantas. Nosotros vamos caminando enfrente de esa línea, cortando las plantas y apoyándolas en dicha línea que va girando y llevándole las plantas a las pibas en el tractor.

El tema es que, si bien el tractor iba lento, por momentos hay muchos colis…y…aquí va la explicación de mi dolor extremo: la mayoría de los colis pesa, no sé…digamos que pesan todos entre 2 y 6 kilos (porque están llenos de hojas). El trabajo es: ir caminando, en el medio de las plantas, tratando de no caerte a la mierda y morir, ves un coli. Con el pie pisás el tronco para tirar la planta al costado, pegás un sablazo para sacar el coli (que tiene que quedar rodeado de hojas), volvés a pegar otro sablazo para dejarlo lo más prolijo posible, con la otra mano lo levantás (recuerden que algunos pesan hasta 6 kilos) y con el cuchillo, emparejás las hojas, lo apoyás en la línea y cortás el próximo. Todo mientras seguís caminando porque si no la línea te lleva puesta y mientras prestás atención también a no dejar ningún coli atrás.

Yo corto con la derecha y los levanto con la izquierda. Imagínen cómo me quedó después de tres horas de esto. O sea, algunos no sé ni cómo hice para levantarlos y tenemos agarrados con una mano mientras le cortaba las hojas. Eran los segundos más interminables, me temblaba la mano de la fuerza que hacía y encima sin guantes. No no.

Además, las piernas hechas poronga porque mis zapatillas iban acumulando barro y mugre y a lo último me pesaban 15 kilos cada una. Además que…completamente EMPAPADAAAAAA porque no son a prueba de agua y prácticamente íba por una pileta. Cuando llegué al caravan, tenía los pies como pasas de uva, como después de darme un baño de horas. Y todavía me duelen las plantas de los pies por tener la piel mojada tanto tiempo.

Apenas llegamos del laburo, estaba con la adrenalina a full de haber vuelto a hacer trabajo físico de campo. Pero, ah chiquillos (?), cuando me bañé y me senté a relajarme…no. No no no, me empezó a doler TOOOODOOO. Todo…o sea, no me voy a poner a detallar porque realmente me duele todo. El lunes a la noche, habíamos hecho ensalada para la cena y con mi brazo izquierdo no podía ni levantar el bowl.

Me encanta el laburo físico, pero me había olvidado lo heavy que era y lo hecho poronga que terminás después del primer día. Igual asumo que los músculos tienen memoria posta. Porque este laburo así de heavy, si lo hubiera hecho apenas llegaba a Nueva Zelanda desde Argentina creo que moría. No sé si me lo hubiera bancado si nunca hubiese hecho cosas por el estilo. Si el primer laburo de campo que hice en Nueva Zelanda casi me mata esa primer semana (lloraba todas las noches de dolor hasta que se me acostumbró el cuerpo) y comparado con esto era una pavada.

Pero bueno, feliz, feliz de que voy a hacer esto todo el invierno, a temperaturas bajo cero, mojada y blandiendo cuchillos enfrente de un tractor en movimiento. Feliz.

No, fuera de joda, me hace feliz jajaja porque después duermo como bebé. Y además por fin me voy a sacar los mil kilos de encima. Si no me lo saco con este ejercicio ya está. Y amo trabajar al aire libre.

Honestamente, me estoy mentalizando para poder bancármelo porque me mató y en teoría el cutting de brócoli es más heavy que el de coliflor pero veremos.

Lo que más me gusta es que somos un equipo chico de personas, la farm es chica también, por lo que el trato con el jefe es más personal, y además el chabón es super relajado (siempre y cuando hagas el trabajo bien), nos queda cerca y encima somos todos amigos.

Lo que nos cagamos de risa, vamos haciendo chistes, cantando pavadas. El jefe se nos caga de risa.

Fuera de joda que los latinos ponemos onda a donde vamos.

Estoy empezando a desvirtuar.

El punto era que no me puedo mover, me duelen todos los dedos, los brazos, las piernas, la panza, el culo, las rodillas, la planta de los pies y AHHHH. Me duelen las uñas…de verdad, pero ¿saben por qué? Porque el puto coli es re fibroso y como la primera tanda la hice sin guantes, cuando agarrás la planta, la hija de puta a veces se te pasa por debajo de la uña… NO NO NO gente el dolorrrrrrrrr horribleeeee. De esta forma se me levantaron 7 uñas…y me sangraban y ardían y no no. Más feo que cualquier dolor. Y encima tenía que seguir, porque no daba “ay señor jefe, me duele la uña” me rajaban del campo jaja. Ah, y también me hice alta ampolla que en el medio se me salió así que también fui toda ardida y obvio que me corté con el cuchillo, pero solo me lo apoyé sin querer en el brazo y me cortó. Les juro eh, me cortó de apoyármelo nomás.

Pero en fin, sí, me duele todo, pero estoy feliz.

Perdón el cuelgue pero estaba destruida. Ahora cuando enganche el ritmo volveré a postear más seguido. Denme esta semanita y estoy.

Abrazo de dolorida para todos,

Titín!

Comments

Comentaridijillos

  2 comments for “La vuelta al campo – Australia style

  1. Adriana
    May 20, 2015 at 3:20 pm

    Titin fighting !!!!
    Espero tu cuerpecito se recupere !!!
    Vamo’ la piba !!!
    (‘o’)

  2. vanessa
    May 21, 2015 at 12:36 am

    Linda mi titin sigue adelante me das fuerzas para continuar con mi vida y ser alguien mejor cada dia ..y que ademas logres y transportarme a tu vida hace que realmente pueda conocerte de una manera muy cercana .

¿Qué te pareció el post? Dale que me re dejabas tu opinión

Solo tenés que dejar tu mail y de esa forma estarás al tanto de todas mis andanzas y también recibirás contenido exclusivo *guiño guiño*