Los gajes del oficio II (y los gajos en las manos por culpa del oficio) CV Australiano

¡Hola!

Bienvenidos a un nuevo episodio de “Tengo las articulaciones más atrofiadas que la mierda”.

En esta oportunidad vamos a hablar, con sumo detalle para el deleite del público que esta noche nos acompaña, sobre el trabajo que estoy realizando actualmente.

Seguro el público recuerda con cariño (?) aquel episodio sobre cómo aquellas hermosas articulaciones, tan jóvenes y llenas de vida, comenzaron a hacerse poronga en Nueva Zelanda. Como había días que me levantaba a medianoche con los dedos de la mano trabados en posiciones nunca vistas.

¡Oh, mis queridos amigos! Pero qué bellos recuerdos tendremos el gusto de revivir en esta ocasión.

Esperamos, para el beneficio de mi pequeño y humilde bolsillo, que estas agravaciones corporales sigan en aumento. Que no haya oportunidad en la que pueda relajarme a descansar los músculos. Que día a día me despierte a la madrugada, dolorida, pensando, quién carajo me mandó.

Oh Jesús de los Vientos, no permitas que mi cuerpo tenga un día de descanso. Que no haya un día que, cualquiera sea la parte de cuerpo que intente mover, no suene cual Pinocho rodando escalera abajo mientras es picado por un pájaro carpintero. Lléname de brócolis, coliflores, zanahorias, papas, insertevegetalcosechableenAustralia hasta que mi VISA arda y caduque.

Amén.

Dejemos de lado questa cháchara y pasemos, sin más preámbulo,s a…

*redoble de tambores*

Mi primer trabajo campestre en Australia

(N. de la E.: en realidad es el segundo pero como el de la cebolla lo hice cinco días y no me cansó ni tampoco fue intenso, es como que no cuenta)

*se hacía la campesina experimentada*)

Horario: de 7am hasta que al jefe le pinte (que pueden ser las 12, 13, 14, 15, 16 o 17 horas). Usualmente terminamos a las 3. Puede ser más…puede ser menos…OH PERO QUÉ EMOCIONANTE MI TRABAJO, NUNCA SÉ A QUÉ HORA PUEDO TERMINAR. TODOS LOS DÍAS UN MISTERIO.

*se emocionaba con nada*

Tareas: planting (plantar), picking (cosechar), packing (empaquetar), weeding (desmalezar) y alguna que otra pelotudés, de brócolis y coliflores.

PLANTING DE BRÓCOLIS Y COLIFLORES

Esta tarea es de las que más me gusta. En realidad, me empezó a gustar hace una semana, antes la odiaba. Resulta que trabajábamos con una piba que se estresaba de nada y me hacía sentir en trabajo de oficina. Lo último que quiero en este tipo de trabajo es estresarme. Ahora solo somos 5 en el laburo y nos llevamos super bien, así que nos la pasamos cagándonos de risa. Somos el argentino y la chilena con la que comparto cabin, un francés y un italiano que viven con nosotros en el mismo Caravan Park y yo.

¿En qué consiste el planting? Se preguntará usted. No, yo no pregunté nada. No sea maleducado y lea: el tractor tiene acoplado una especie de sillita donde va sentada una persona…y sí, si es una silla la persona no va a ir parada. CÁLLESE MALA ONDA.

En la foto pueden observar la sillini mini tini mimín

2015-07-04-09-32-24_deco

Delante de la silla hay una especie de círculo con agujeritos que va girando a medida que el tractor avanza. La persona que va sentada tiene que ir poniendo las plantas (que las tiene en unos paneles enfrente suyo) en los agujeritos y la máquina los va plantando. Si no vas sentado en la silla, podés ir caminando al costado (caminando como cangrejo) poniendo plantas en los agujeritos también, o ir caminando atrás controlando que se vayan plantando bien. A veces la máquina las planta torcidas, a veces salen dos juntas (porque se pusieron dos plantas en el mismo agujerito), etc. y otra de las tareas de los que van caminando atrás es estar atento a que los que plantan siempre tengan plantitas disponibles; es decir, tenés que ir cambiando los paneles de plantas. Porque si estás plantando, no podés mirar otra cosa que no sean los agujeritos.

La complicación del plantador depende de la velocidad con la que gire el circulito y de cuán pegadas estén las plantas. Porque el punto es que tenés que agarrar de a un puñado e ir poniendo de a una y a veces en el apuro no lo podés separar y se te pasan dos agujeros donde no pusiste nada.

Como nos llevamos bien, nos vamos cagando de la risa, pero no deja de ser medio “estresante” (para los que van plantando).

La peor posición es la del plantador que va caminando. Porque tenés que ir de costado y a veces te tropezás. Y otra cosa es que si lo hacemos a la mañana temprano, que todavía hace frío, te la debo agarrar las plantitas que están mojadas. Las manos se te congelan.

Pero en lo que respecta al cansancio muscular, el planting es el trabajo menos exigente.

PICKING DE BRÓCOLIS

¿Qué decir de mi segunda tarea preferida? Primero y principal, que mi devoción (?) depende mucho de dos factores: el clima y la afilación cuchillística.

Si está nublado, relativamente fresco (incluso hasta lloviendo) y el cuchillo está en un nivel entre: lo acerco al brócoli y ya se corta, hasta, le doy un buen sablazo y se corta, se puede decir que la paso excelente. Ahora, si el sol está a pleno y el cuchillo está por debajo de le tengo que dar tres veces hasta que el tallo de mierda se corte, la paso como el culo.

La cosecha de brócoli consiste en lo siguiente: vas caminando por las filas de brócolis (en nuestra farm cada fila tiene dos líneas de plantas) y vas cortando los brócolis que ameritan morir para ser vendidos (siempre depende de la orden del jefe: a veces cortamos todos los que sean más grande que nuestra mano, a veces solo los gigantes, etc.).

Una vez que lo cortaste y le sacaste todas las hojas, lo tirás a los cajones que van enganchados en el tractor que va enfrente tuyo. En general, el tractor lleva entre 4 y 3 cajones, y la velocidad en la que se mueve depende de la cantidad de brócolis que haya para sacar (y de las ganas de cagarte la existencia de quien maneja el tractor). A veces vamos super paja, a veces vamos corriendo atrás. Todo depende.

El tractor siempre va en movimiento, así que vos tenés que agacharte para cortar y mientras le sacás las hojas seguís caminando hasta cortar el siguiente brócoli. En los días llenos de brócolis (siempre después de la luna llena, cuando crecen todos a una velocidad terrible), prácticamente hacés un paso, te agachás a cortar el brócoli, lo tirás y te volviste a agachar a cortar el segundo, y el tercero, y el cuarto, y el quinto y…te querés matar.

Depende tanto de la cantidad de brócolis disponibles, que a veces una misma fila la hacemos en 15 minutos cuando no hay nada para sacar y cuando está llena, tardamos dos horas. La misma distancia, la misma línea.

En general hacemos una fila cada uno (o sea, dos líneas de plantas cada uno). Otras veces, cuando son menos filas las que tenemos que hacer, hacemos una entre dos (o sea, una línea de plantas cada uno).

La técnica: cada persona que experimenta con este excelente trabajo, desarrolla su propia técnica, aunque igualmente suelen repetirse. Es una charla recurrente en el caravan park “¿cuál es tu técnica para el brócoli?”…si supieran los debates que se arman (?)…(lo triste es que es verdad).

Yo uso dos, bah, tres, pero la tercera solo cuando ya me duele todo.

(Estoy inventando los nombres en este preciso instante porque me pintó, pero no existen, son malísimos y no tienen sentido).

La joven manos de tijera

Esta es la que mejor me sale. Consiste en agacharme y al mismo tiempo que me voy agachando, paso las manos por ambos lados de la planta para arrancar la mayor cantidad de hojas posible del brócoli antes de cortarlo, después empujo la planta para un costado, le doy el sablazo y cuando me paré en general me quedan solo dos hojas para sacarle, así que prácticamente me paro y ya lo tiro al cajón.

La cagada de esta técnica es que estás más tiempo agachado y por lo tanto la espalda empieza a molestar super rápido. Y también las muñecas porque algunos brócolis están tan llenos de hojas y las hojas son tan gruesas, que para poder arrancarlas con el envión de la agachada, la fuerza la hago con las muñecas.

El samurai

Ésta es la menos dañina para el cuerpo. Consiste en agacharte, con un movimiento rápido del cuchillo (como si estuvieras pelando una papa) cortar las hojas de un lado de la planta, después cortar el tallo, y cuando te parás, con la mano izquierda agarrás el brócoli de la cabeza, te lo ponés abajo del brazo derecho, lo presionás y con un super movimiento a lo ZÁS, JUISH, SHHHK, o inserte onomatopeya de sonido super ninja, arrancar el resto de las hojas.

Ésta técnica todavía me sale lenta y en general, después de pasármelo por el brazo me siguen quedando un par de hojas que sacarle. La tengo que perfeccionar porque fuera de joda, es la que menos te arruina el cuerpo, porque el tiempo de agache es mínimo: solo dos segundos para cortar el brócoli y después no tenés que andar arrancando las hojas con las manos. La clave principal es estar usando algo mangas largas, porque si estás con remerita…te debo el brazo todo cortado al arrancar las hojas. Me pasó una vez…oh, qué día más lindo que fue.

*llora mirándose las cicatrices*

La del principiante sin imaginación

Ésta es la que hace la mayoría. Te agachás, cortás las hojas de un lado del brócoli, cortás el tallo y cuando te parás, arrancás el resto de las hojas con la mano. Esta me sale un poco más rápida que la samurái pero me hace doler mucho las muñecas y además me aburre. Así que la uso cuando ya me duelen mucho la espalda y los dedos.

PACKING DE BRÓCOLIS

Esta es la tarea que menos me gusta. Me arruina la espalda horriblemente. Es que en general, a mí me gustan más los laburos en el campo, todo lo que tiene que ver con máquinas y movimientos repetitivos me mata. Prefiero el dolor muscular por cansancio que el dolor por una mala posición.

Se vuelcan los brócolis sobre una línea que va avanzando y termina en un cajón. Al costado de la línea estamos los packers, que vamos poniendo los brócolis en cajas a medida que la línea avanza. Cada caja debe pesar 8 kilos. Lo hacemos a ojo y después tomamos la caja, la pesamos y si el peso está correcto, la dejamos donde están los chicos que se encargan de ponerle hielo, cerrarlas y armar los pallets.

Es mi trabajo más odiado porque es siempre lo mismo. Estoy siempre en la misma posición. Está bueno tener que moverte unos pasos cada vez que terminás la caja, pero básicamente es siempre lo mismo.

PACKING DE COLIFLORES

Esta es otra de las actividades que más me gusta. Bueno, honestamente, ninguna es una tortura así atroz a lo “mátenme”. Sí, me canso, me duele todo, pero no es nada que no pueda hacer.

En fin. El packing de colis se hace al mismo tiempo que el picking. El tractor, que va avanzando por las filas de colis mientras los chicos los cortan, tiene enganchado una especie de tráiler en el que vamos las pibas empacando. Por el lateral del tráiler (en perpendicular) sale una línea que es donde los pibes apoyan los colis que cortan y que nos van llegando a nosotras para que los empaquemos. Solo voy a decir que “oh Jesús”. La primera vez que trabajé en esta farm, me pusieron con los pibes a cortar y pensé “uh, me mandaron a lo heavy porque tengo cara y cuerpo de tarzana total” pero déjenme decirles que, cuando el campo está minado de colis y esos colis están algo así como…gigantes…prefiero mil veces cortar que empacar.

Ma per che?

Porque en la caja deben entrar 10 coliflores…la cosa es que, a veces el coli es abominable y…andá a meter 10 ahí. Ah…¿no te entran? Pues…a joderse, a meterle toda la fuerza del mundo y hacer mil malabares para cerrar la maldita caja, mientras los colis siguen llegando y es una cosa de nunca acabar.

Cuando llenaste la caja, hay que levantarla para ponerla en otra línea que las lleva hasta donde está el stacker que va armando los pallets. ¿Cuánto pesan las cajas? Bueno…entre 15 y 30 kilos. La verdad que está buenísimo el workout en realidad. Varias horas al día no parando un segundo, levantando cajas a mil por minuto. Lo más.

Acotación triste que amerita nombrarse: sigo fofa y gorda. Pero ese es otro tema que abordaremos más adelante.

Retomando.

A veces lo hacemos entre nosotras. Somos dos pibas, una se encarga de controlar que la línea que lleva los colis esté a la altura correcta y la otra hace cajas (ah, porque a todo esto, las cajas vienen desarmadas…así que primero hay que armarlas, ponerlas en el … eh… el espacio destinado para las cajas vacías (?). Dios, qué difícil es explicar esto. Seguro no están entendiendo una goma…*llora fracasada*) y también arma los pallets. Imagínenme a mí, intentando armar un pallet que mide un metro más que yo mientras el tractor sigue en movimiento. Imagínenme, levantando cajas de 20 kilos y armando…no no…me debo ver re graciosa de lejos. Dos veces casi ruedo afuera del tráiler. Pero en fin…está buenísimo. O sea, terminamos pero…no no…hechas bosta, las muñecas, las piernas, los dedos, los brazos…

Preguntas que me hacen cuando explico el tipo de trabajo que hago

Pero seguro hay algo mejor que hacer, algo no tan torturador, ¿no podés irte a la ciudad y tener un trabajo normal?

Poder, puedo…pero querer, no quiero (?). Me abruma mucho la vida de ciudad y repito algo que siempre digo: prefiero volver del trabajo con dolores musculares, que volver con dolor de cabeza por estrés.

Básicamente, lo hago porque quiero. Hay otros trabajos, hay bocha de otros trabajos y hasta pagan mejor, pero no quiero. Prefiero el campo. Aunque llueva, truene, haga un frío horrible.

El otro día nos cagamos mucho de risa. Resulta que llovió todo el día y nos tocó cortar brócolis…*repite enfáticamente* todo el día. En general variamos de actividad entre break y break. Pero no. Ese día, que llovió constantemente, que podríamos haber trabajado adentro de la shed empacando, nos tocó cortar brócoli. Cuando al tractor se le llenan los bins de brócolis, tiene que ir a cambiarlos. A veces viene otro tractor atrás con bins vacíos así que solo nos hacemos a un costado, lo dejamos pasar y empezamos a cortar atrás de ese tractor. Este hermoso día de lluvia, tuvimos que esperar que el tractor fuese hasta la shed a buscar cajones vacíos y que vuelva hasta el sector donde estábamos.

Cualquier otro día lo hubiéramos tomado como “esaaaaaaaaa, relax de 5 minutos hasta que vuelva el tractor”…pero el día de la lluvia fue sentarnos en el medio del barro, mirándonos entre los 4 con cara de odio mientras la lluvia caía por nuestra cara. Imaginen, ¿no? Tipo, 3 sudacas, envueltos en ropa de lluvia, cuchillo en mano, sentados en el medio del campo, con agua cayéndoles por la cara, llenos de barro. Surgieron frases al estilo “la esclavitud, un poroto”, “ni explotados estábamos”, “¿qué hacemos acá?”, “¿con qué necesidad?”, “¿quién nos mandó?”.

Yo igual me cagaba de risa, porque onda, posta… ¿qué hago ahí? Debajo de la lluvia, llena de barro, cagada de frío, en el medio del campo… hago lo que quiero. Nadie me mandó, estoy acá voluntad propia y amo esta vida. Que el contra de esta vida sea un día debajo de la lluvia…pero te la banco tres días seguidos si querés.

Pequeñas pavadas que duran un par de minutos pero conllevan esa felicidad del instante que te alegra el día:

  • Los pedacitos de campo que tenemos que cosechar suelen quedar bastante alejados de la shed. Bah, “bastante alejados”, caminando nos llevaría unos diez minutos. Para que eso no suceda (o para no hacernos caminar), el borrego que es nuestro supervisor (que tiene 16 años…MALDITO BORREGO CAPO) nos lleva en el tractor. Pero no en el tractor en sí, sino que nos metemos adentro de los cajones donde después vamos a ir metiendo los brócolis. Y es re diver (?). Y bizarro. No sé…jamás me hubiera imaginado yendo en cajón por un campo.
  • A veces, si vamos a hacer planting, el borrego nos lleva en cuatri, o a veces nos lo da a nosotros y vamos yendo atrás del tractor. Esos minutos, con el vientito y el sol en la cara, andando en cuatri por el campo…pero…IMPAGABLE. ¿En qué trabajo de ciudad te vas a dar ese lujo?
  • La ida en el tráiler de los colis hasta el campo para cosechar.
  • Los smokos pagos de 15 minutos que a veces duran hasta media hora.
  • La lunota gigante de las 7am

2015-07-04-09-28-49_deco

La vida en el medio del campo

  • La frase “¿viste el cielo?” es cosa de todos los días. Todas las noches tenemos un cielo increíble. Día por medio veo una estrella fugaz. Y ni hablar cuando el pequeño brazo de la via láctea nos queda encima…bueh. Ah, y ahora con Júpiter y Venus ahí unidos… nono, espectáculo.
  • ¿Y CUANDO HAY LUNA LLENA? Pero…PERO PERO… no *lagrimea emocionada*.
  • Qué lindo es no tener contaminación visual.
  • Los amaneceres infernales mientras desayunamos.

Dato a tener en cuenta:

Uno de los motivos, bah, el principal motivo por el que la mayoría de los que tiene pasaporte europeo hace trabajo en el campo, es porque para poder extender la Work and Holiday VISA por un año más, tenés que sí o sí hacer 88 días de trabajo en el campo.

En mi caso, lo hago porque quiero. Incluso si no pudiese extender la visa, trabajaría en el campo.

Mmmm, creo que me extendí demasiado, porque mi plan era ir agregando los futuros trabajos en este posteo…pero me va a quedar más largo que la mierda.

Bueno, veremos más adelante

*debate por escrito pudiéndolo hacer mentalmente*

*oh pero qué idiota*

Bueno me retiro hasta mi próximo trabajo campestre y no sin antes dejarles:

Mi cv KIWI: porque soy una masoquista del laburo de campo

La vuelta al campo: Australia style

Comments

Comentaridijillos

¿Qué te pareció el post? Dale que me re dejabas tu opinión

Solo tenés que dejar tu mail y de esa forma estarás al tanto de todas mis andanzas y también recibirás contenido exclusivo *guiño guiño*