Info útil,  Inglaterra,  Londres,  Reflexiones

Londres día 2 – Notting Hill, Oxford Circus, China Town

Antes que nada debería aclarar que mi blog de viajes, además de ser relatos en primera persona con opiniones super subjetivas, también está orientado más que nada a las bebidas, la comida y el arte en general. Porque mis días suelen arrancar en un café y terminan en un bar. No soy muy fan de las actividades turísticas típicas. Prefiero recorrer tranquila. Y hacer lo que pinte en el momento.

 Dicho eso, paso a detallar un poco mi día de ayer. Que la verdad no me alcanzó para nada porque me enamoré de Notting Hill y dí vueltas ahí por tres horas. La gente que visitó este barrio se preguntará para qué necesité tres horas, si no es tan grande. La explicación más acertada sería que si algo me gusta no puedo dejarlo ir. Y voy y vuelvo 394043 veces y siempre encuentro algo nuevo. Tal vez estoy una hora mirando lo mismo pero no sé. Absorbo demasiado.

 Ayer otra vez el sol acompañó todo el día. El ánimo de las personas era increíble. En Notting Hill también había una masa de gente agarrotada, pero tenía otra vibra. Hoy la gente disfrutaba, paseaba tranquila, hoy no la corría el tiempo. No como ayer, lleno de turistas express. Llego + saco foto + me voy.

 Si hay algo que me gusta muchísimos son las ferias y los mercados callejeros. Y Portobello Market tiene todo eso y más. Tiene bares, tiene cafés, tiene todo tipo de negocios. Realmente no sé si fue el día, si fue el sol, si fue mi ánimo, pero amé ese lugar. Definitivamente voy a volver antes de irme. Además de que ayer planeaba recorrer Hyde Park pero obviamente no me dio el tiempo.

1-Notting Hill 017

 Llegó la hora del café y terminé en Goode and wright. Repito (porque cuando lean lo que sigue van a pensar que me están pagando), mis opiniones son puramente subjetivas, si algo me gusta lo diré si algo me disgusta lo destrozaré (???). Terminé en Goode and wright, como dice su sitio web A French Bistro with British Accent. Y no hay mejor forma de describirlo, no porque me atendió un francés con acento británico (?), sino porque todo era muy francés.

 Al lado del bistró está la parte que sería algo así como la bakery. Super acogedora y la forma en que están disfrubuidas todas las exquisiteses -porque realmente TODO exquisito- era demasiado francés.

Notting Hill

Lo mejor de la tarde fue una croissant gigante con dulce de leche y almendras. Y era dulce de leche de verdad, argentino ¿Cómo lo sé? Primero, porque tuve que preguntar y me afirmaron que recibían las cajas desde Argentina y segundo, porque se notó al primer bocado que era dulce de leche posta. No como el que nos hacíamos en Nueva Zelanda hirviendo tres horas la lata de leche condensada. No señores, ésto era dulce de leche de verdad y más rico que lo que sea que se me ocurra en este momento.

Como correspondía, acompañé la medialuna gigante (volvamos a la argentineada) con una super taza de café con leche ¿ya dije que todo era exquisito? Sí, bueno, lo repito. Y otro dato que quisiera destacar, que no es para nada menor, es la forma en que me atendieron. Me sentí en mi casa, me sentí como si fuera una cliente recurrente, una socia vitalicia. No me quería ir. Me fui porque se me hacía tarde pero si no todavía estaría ahí…comiéndome todo.

A todo aquél que tenga en mente pasear por Notting Hill, por favor, se los ruego con el alma, vayan. Aunque sea llévense la croissant para el camino.

 Goode and wright: 271, Portobello Road, Notting Hill, http://www.goodeandwright.co.uk

 A duras penas y contra toda mi voluntad, salí del café y seguí recorriendo el mercado (que ya lo había recorrido dos veces pero no importaba). Miré el reloj y me di cuenta que ya eran las 4 de la tarde y a las 6 me tenía que encontrar con mi amiga para que me llevara a Oxford Circus, China Town y terminar la noche en un bar (como venimos haciendo desde que llegué).

 Ahí entendí que Hyde Park iba a tener que relegarse para otro día porque todavía tenía que ir a sacar la foto de la tapa del (What’s the story) Morning Glory, segundo disco de Oasis, el primer disco de ellos que me compré. Mi intento de foto fue un fracaso, casi muero atropellada, estaba lleno de gente y nunca pude pararme bien en el medio y agarrar todo el ángulo, así que…tendré que volver.

Notting Hill

Notting Hill

 Seguí caminando y finalmente nos encontramos. Paseamos por la zona y terminamos en el M & M World. Creo que entramos porque el olor a chocolate que salía por ahí nos atrapó. Lleno de familias, borregos, gente gritando y lleno de todo tipo de chocolates. Por suerte me la banqué y no compré nada.

 1-Notting Hill 043

Después de un par de fotos pelotuditas pero necesarias, seguimos viaje y terminamos en la China Town. Bastante mejor organizada que el Barrio Chino de Buenos Aires, pero mucho más chico. Lindo, pero la verdad, me esperaba más.

 1-Notting Hill 054

Cuando mis gemelos empezaron a decir basta (después de otras 6 horas caminando) nos dirigimos a los bares. Nuestra prioridad era encontrar alguno que tuviera banda en vivo, pero no pudo ser. De todas formas estuvimos en O’Neills Bar (http://www.oneills.co.uk/) clásico londinense donde supieron estar David Bowie, Keith Richards, Boy George entre otros. Comimos muy bien y tomamos mejor aún. Todos los que estaban atrás de la barra eran españoles. Nos quedamos con el amague de la banda pero otra vez, fue un día demasiado productivo para mí.

 No voy a negar que estoy cada vez más cansada, pero no voy a dejar que el jetlag me gane. No.

 Todavía Inglaterra sigue siendo una mezcla rara. Plagada de turistas. Asumo que cuando me vaya para el interior del país podré descubrir ESA Inglaterra que me desvelaba de chica. Llena de acentos trabadísimos, de casitas iguales una al lado de la otra, de grupos de pibes tomando birra en la calle, con sacos, chupines y camisa. Sí, sé que estamos en verano y también que la época mod fue hace rato pero igual. Algo tiene que quedar. No me quiten la ilusión. La cruda realidad es que por ahora solo ví hipsters.

 De todas formas, Notting Hill fue algo más. Otra vez fue lo que necesitaba para desacelerarme. Para bajar del envión del viaje, del jetlag, del cambio de husos horarios.

 El solo duró todo el día en Notting Hill y yo fui feliz.

Angie!

3 Comentarios