Mongolia y mis primeras veces

Mongolia me…ay, no sé cómo decirlo sin sonar vulgar…mmmm…Mongolia tomó mi flor (?) y la tomó en cantidad.

En tan solo 10 escasos y suficientemente insuficientes días, este país se dedicó a llenarme de primeras veces.

Nunca tuve un viaje tan intenso. Tan lleno de todo en tan poco tiempo.

No puedo ordenarme, el cerebro está a mil intentando guardar todo.

Imposible.

Quiero hablar de todo, quiero contar y plasmar en palabras cada sentimiento vivido, cueste lo que cueste, pero para empezar, quiero hacer una lista. Porque ustedes, mis queridos y fieles lectores oh cómo los amo, saben que si hay algo que amo casi al mismo nivel que viajar y escribir, es hacer listas.

ESTÚPIDAS Y SENSUALES LISTAS, NO PODRÍA VIVIR SIN USTEDES.

Voy a inaugurar los posteos mongolianos (que probablemente se mezclen con Rusia, porque así de organizadamente desorganizada soy), con una lista sobre todo lo que, gracias a Mongolia, hice por primera vez en la vida.

Mongolia me desvirgó incansablemente.

Ya está, lo dije, lo tenía que decir.

Así que, aquí va, con ustedes, todas las primeras veces que nunca busqué pero Mongolia me regaló

  • Andar a camello

Mongolia

  • Andar a camello…por un desierto.
  • Cruzar un río a caballo. Me sentí una elfa total en el medio del Señor de los Anillos. Sí, sí, se que más que elfa sería una perfecta enana barbuda, petiza y gorda, pero ya, DÉJENME CREERME ELFA

IMG_2223

  • Dormir en un Ger.

Mongolia

  • Conocer a una familia nómada

Mongolia

  • Cruzarme a una familia nómada en plena mudanza, siguiendo a los animales

Mongolia

  • Cagar en la intemperie. Varias veces. Es que algunas familias no tenían baños y dos días acampamos. La gente va al baño en la naturaleza. Y está buenísimo. Ahora los baños me parecen un desperdicio de agua total.
  • Usar un baño típico de acá. Consta de un agujero en el piso, tapado con maderas, con una leve apertura en el medio. Y no tienen puertas

Mongolia

  • Ver tantos animales salvajes.
  • Ver dos cóndores salvajes a escasos metros de distancia que estaban mirando un rebaño de cabras, probablemente analizando la situación y eligiendo su presa

Mongolia

  • Tomar leche de camello. Riquísima

Mongolia

  • Tomar leche de caballo.
  • Tomar leche de yak
  • Ver yaks

Mongolia

  • Comer yoghurt natural recién hecho.
  • Comer con una familia nómade

Mongolia

  • Comer las achuras de una oveja que la familia recién había matado para agazajarnos. Nunca comí tan fresco como en Mongolia.

Mongolia

  • Acampar en el medio de una montaña

Mongolia

  • Acampar a la orilla de un río

Mongolia

 

  • Dormir sola en una carpa.
  • Dormir con estufa a leña en un ger.
  • Dormir con estufa a heces de vacas en un ger.
  • Caminar por un desierto

Mongolia

  • Escalar una duna gigante, que nos llevó una hora (y nos costó media vida), para ver el atardecer desde arriba

Mongolia

  • Andar en una camioneta todo terreno. Cruzando ríos, caminos imposibles, todo tipo de paisajes.
  • Ver salir la luna atrás de una montaña.

Mongolia

  • Aprender un juego de cartas mongol.
  • Aprender a leer mongol y ruso.
  • Convivir con una familia nómade.
  • Ver gente con ropa típica de verdad, no para el turismo.
  • Estar adentro de mi alojamiento momentáneo con la puerta abierta y ver pasar camellos

Mongolia

  • Bajar corriendo y a los saltos por una duna de unos 50 metros de alto

Mongolia

  • Cabalgar por Mongolia.
  • Estar almorzando en un Ger con la familia y que caigan los políticos a pedir votos. Las elecciones son en dos días. Y como hay tan poca gente en este país, cada voto cuenta. Los políticos recorren los gers visitando a todas las familias.
  • Conocer a una familia nómada, con varios animales y que la mascota de los niños sea un pequeño cabrito todo negro Y HERMOSO Y TITINIII Y AYYYY, CÓMO LO AGARRÉEEEE Y LO APRETÉEEEEE.
  • Comer hot pot mongoliana: carne hecha al vapor y con piedras calientes

Mongolia

  • Comer en el piso, con la mano.
  • Ver salir a un mongol a caballo galopando de una.
  • Tomar cerveza de Mongolia

Mongolia

  • Que una mongolesa me de shots de vodka. Verla tomar a la par mía, incluso más, y que al día siguiente ella esté como si nada, y yo siga en pedo por tres días más.
  • Ponerme en pedo con tres coreanos de unos 60 años cada uno, en la habitación del hostel, junto con mis amigos chilenos y dos pibes de Suecia. Con shots de Vodka, claramente.
  • Ver un atardecer que nunca me voy a olvidar

Mongolia

  • Esto

Mongolia

Viajando se llena el corazón, se expande la mente y se serena el alma.

Viajando descubrí que la vida es un hoy constante, que el ayer solo sirve de aprendizaje (no es una carga) y que el futuro aún no existe y por lo tanto, no debería importarnos al punto de hacernos olvidar que estamos vivos ahora.

(se nota que me gusta esa frase que me inventé anoche, ya sé, ya sé, la posteé veintemil veces por todos lados…ES QUE LA AMO).

Comments

Comentaridijillos

  3 comments for “Mongolia y mis primeras veces

  1. cacha
    June 28, 2016 at 5:51 pm

    Hola Titin!! Hermoso post pero hay un error muy importante!! Los cóndores son nativos de latinoamérica, y tenes la suerte de poder verlos en nuestro país en varios lugares https://es.wikipedia.org/wiki/Vultur_gryphus. Lo que vos viste probablemente sea esto: https://es.wikipedia.org/wiki/Aegypius_monachus
    besos!

¿Qué te pareció el post? Dale que me re dejabas tu opinión

Solo tenés que dejar tu mail y de esa forma estarás al tanto de todas mis andanzas y también recibirás contenido exclusivo *guiño guiño*